domingo

VALEN/EL MUSICO POBRE


Está
fría la noche
y Pablo camina
hasta el cabaret,
allí,
junto al piano,
habrá de estar
hasta las tres.
Cantar
canciones que hablan
de una esperanza,
de una vida mejor,
llevando
hambre en el cuerpo,
hambre en el alma,
hambre de Dios.
Mirar
cómo las gentes
entre sonrisas
se hablan de amor,
y Ana,
que fue su sueño,
hace ya tiempo
que la perdió.
Está
fría la noche
y Pablo regresa
del cabaret,
y nadie
calienta su cuerpo
roto del frío
del amanecer,
del amanecer,
del amanecer,
del amanecer...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada