lunes

ALBERTO MORALES/AQUEL OTOÑO

Prendida a un viento gris
la hoja viene y va
vencida y muerta,
el árbol se quitó
aquel ropaje de
verde quimera,
y la playa quedó sin el calor
de tanta piel dorada que besó
su fiel arena,
todo en silencio está, mudo quedó
cuando en un viento gris
como a traición llegó
aquel Otoño.
El aire se adornó
con un murmullo de
tierna sonata,
vistió el cielo de gris
donde las nubes van
paseando en danza,
y una tras otra ayer, como sin querer,
gotas de lluvia llaman
al cristal de mi ventana,
y llega un no sé qué
de dentro hacia la piel,
impregna cada día
eso que alguien llamó
melancolía...
Hoy me quedé sin ver, mirando frente al mar,
cómo el atardecer oculta el Sol
más que las olas,
y di si no es verdad, aunque ya seas feliz,
tanto tú como yo
allí pusimos fin
a aquel Otoño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario